08 febrero 2006

Oposiciones

Este año tendré que presentarme a oposiciones, nuevamente. Así que espero que este diario electrónico no me lleve demasiado tiempo...

3 comentarios:

Preem Palver dijo...

He leído muchas críticas al respecto.

La principal es que no ha demostrado en forma científica los resultados que declara, y que se desconoce la conformación precisa de su fórmula.

El que esté pendiente de patente, no es excusa, puesto que ya debería haberlo hecho.

Y mucho menos aceptable es que, si realmente ése es el caso, no haya habido un informe preciso y estadistico sobre los resultados obtenidos, para de esa forma obtener la confirmación que toda reclamación científica necesita.

Si dicho Dr. Meléndez (a quien no conozco) ha comenzado a comerciar sus "polvos" sin el correspondiente aval de las instituciones científicas que existen para estos casos, no tiene derecho a ser considerado un científico, sino un "curandero" o un "charlatán", por muy entusiasmados que estén sus fieles "pacientes", e incluso por muy científico y efectivo que sea su tratamiento.

Si, por el contrario, somete su descubrimiento al análisis y al estudio, merecerá seguramente todos los honores que le correspondan, así como los ingresos monetarios a los que tendrá legalmente derecho.

Es así que pregunto (ya que en realidad lo ignoro): ¿Ha sido sometido su descubrimiento al libre análisis comparativo por parte del resto de la comunidad cienfífica?

Baldo Mero dijo...

Estimado Primer Orador, por lo que veo no dispone de toda la información, o tal vea la que tiene está defasada.
En primer lugar, el contenido de los polvos ya se conoce, al menos de los que ya están registrados en Sanidad como complementos alimenticios. Se trata de aminoácidos, lo que me permite deducir que muy probablemente los demás, aún por registrar, también lo sean.
En segundo lugar, la investigación científica aún está en marcha, y ese es un dato que no se ha tenido en cuenta: todos los "pacientes" en realidad son voluntarios que están probando un nuevo procedimiento. Creo que por estos días se ha dado por concluida la fase de experimentación, así que supongo que pronto vendrá la publicación de los resultados, para que la comunidad científica pueda discutir el experimento, y repetirlo para confirmarlo.
Lo de comercializar el producto, no es cierto, no se comercializan. O no considero que sea comercializarlos, pues no están a la venta pública. Es cierto que se paga una cantidad por los productos, pero tengo entendido que se ha planteado como forma de subvencionar el Instituto del Metabolismo Celular, donde se lleva a cabo la investigación y que creo no tiene ninguna subvención pública. Tengo datos en el sentido de que el Dr. Meléndez no se está enriqueciendo con la venta de sus "polvos".
Por último, conozco un poco de bioquímica, por lo que puedo afirmar que lo de aportar aminoácidos para suplementar la dieta tiene sentido. Y conozco un número suficiente de pacientes que han logrado una mejor calidad de vida gracias al tratamiento. No se trata de curar nada, aunque muchos lo piensen así, sino de mejorar la calidad de vida de los enfermos. No estamos ante un medicamento, por lo tanto.

Baldo Mero dijo...

Otra cosa, querido Primer Orador: no es este el hilo adecuado.
Ha puesto Ud. su comentario en otro apartado, y yo he contestado en el mismo.
Lamentablemente, ahora no sé si se pueden copiar...